domingo, 26 de junio de 2011

Un caballo.

Seguro que aquel día en la Barca de Azagra no era el caballo blanco el único animal, ni incluso era exclusivo, eso si era el mas bello, el mas tranquilo, apacible y amable. Amable un adjetivo no muy adecuado para un ser irracional, pero igual tampoco es muy apropiado utilizar para los llamados seres racionales de dos piernas y que caminan erguidos. Cada uno que lo tome en la medida que le corresponda.








Pulsa en las imágenes para verlas a un tamaño mayor