Estella

Estella, es un pueblo de Navarra que puede transportarte a la época medieval sólo con adentrarte en cualquiera de sus calles. Durante las fiestas, organizan un mercado medieval y se recrean tanto en comercios, como los propios vecinos, escenas de la época.

Es una ciudad llena de secretos… El mejor lugar donde encontrarlos es en las piedras. Vestigios romanos, como el rolo que se halla cerca del río; inscripciones hechas en viejos muros por judíos. Ellos aparecen representados en la portada de la iglesia del Santo Sepulcro, sosteniendo el mundo sobre sus espaldas. 

Allí, mezclados con imágenes cristianas, también hay mensajes y símbolos templarios… Sabe, señorita, Estella es ahora preciosa, pero qué hermosa habrá sido en el siglo XIII. Imagínela con sus murallas, sus fuertes, y su castillo. Poderosas cofradías atendían 6 hospitales de peregrinos. Los conventos salpicaban la ciudad: El de Nuestra Señora de Rocamador, el de Santa María de Huerta, un convento de dominicos, otro de agustinos, otro de clarisas, otro de franciscanos. Y las iglesias… eran tantas… A veces me parece oír todas sus desaparecidas campanas repicando al unísono…’














Pulsa en las imágenes para verlas a un tamaño mayor