viernes, 6 de abril de 2012

Andosilla Vía Crucis

Los planes para Semana Santa no variaron mucho este año. En la Zona, todo es prácticamente igual; las procesiones y representaciones son muy similares a los años anteriores. Decido visitar Andosilla. Su Vía Crucis lleva escenificándose bastante tiempo, está muy consolidado y casi todos los habitantes participan en él.

El marco utilizado, son las calles del pueblo; cada una está decorada con los motivos adecuados a la escena que le toque representar. Los actores, por llamarlos de algún modo, se van desplazando, van avanzando por el itinerario programado. A veces la estrechez de la calle dificulta el visionado de lo que en ese lugar ocurre. Nos van mostrando pasajes de la Biblia. Las primeras alegres, como el nacimiento del Mesías, o como va creciendo y haciéndose mayor Jesús.

Avanzamos, el silencio es profundo, desgarrador, muy respetuoso. Hasta los niños otras veces bulliciosos, enmudecen sus juegos y prestan atención a las cuidadas palabras de los actores acompañadas de agrandados gestos para magnificar la actuación.

En la plaza abarrotada, el público espera el desenlace; el final del Vía Crucis, el juicio, la ejecución y muerte de Cristo. La escenografía es grandiosa. Todos los personajes de los actos anteriores participan en la última fase. Se escuchan los martillazos sobre los clavos de las manos y de los pies; el roce de las cuerdas al izar la cruz para su colocación vertical, los gemidos y sollozos.

El estómago se encoge, la boca se seca, la tristeza del momento acongoja. Mereció la pena la visita a la localidad cercana.














Pulsa en las imágenes para verlas a un tamaño mayor