Desde mi mesa .....

Desde mi mesa se escuchaba el bullicio existente en la playa, un poco distante la orilla, la lengua de arena era muy ancha, largo trecho hasta mojarte los pies. El paseo a la orilla de mi mesa estaba completo de gente que iban de un lugar a otro, de ningún sitio a ninguna de parte, esto es de paseo.

La poca brisa que circulaba enseñaba al personal el camino que tenia que seguir. Yo observaba desde mi mesa todos los movimientos de esos anónimos sintiéndome oculto y testigo de sus formas de hacer las cosas, casi como un ser superior dirigiendo la escena del paseo. Desde mi mesa llena de vasos vacíos, sin poder hacer que el camarero me sirviese una triste caña.




















Pulsa en las imágenes para verlas a un tamaño mayor