lunes, 2 de noviembre de 2015

Madrid. (Hace un año)

Ascensor a la azotea del Circulo de Bellas Artes, le cuesta una eternidad subir, sobre todo si no es la primera vez que subes. Una vez llegado, te asomas y las horas pasan sin darte cuenta, una de las mayores sensaciones con respecto al tiempo que mas he disfrutado, te tienen que despertar a pesar del bullicio que hay en los atardeceres. Realmente una delicia. A veces, colgados de sus barandillas, exponen fotografias o cuadros un tanto vanguardistas y en esta ocasión sin ninguna pudor, con creencias mas modernas que el que las pueda estar observando. El descenso del ascensor es mas rápido y no por la ley de la gravedad sino por tu mente, ya relajada.
El paseo continuo por la zona de Atocha y Paseo del Prado y Recoletos, bulliciosos y mercantilistas, el paraíso de los encaprichados de los museos, no hace falta decir que merece la pena la caminata. En Madrid, hoy hace un año....












Pulsa en las imágenes para verlas a un tamaño mayor